Zoológico de Rancagua. Parque Safari.

Ubicado en Rancagua, a unos 100 km de Santiago, más que un zoológico, es un parque de entretenciones, el lugar es una gran extensión de áreas verdes, con algunas jaulas con animales, no tiene gran cantidad de especies, pero si variadas actividades que permiten pasar un entretenido día. (Parque Safari)


Cada actividad se paga por separado por lo que es importante presupuestar esto para saber el dinero que se puede gastar. Si se entra a los tres safaris más las otras actividades hay que considerar de costo unos $20.000 por persona más el almuerzo.
El horario de Martes a Domingo de 10:00 a 18:00 hrs. Hay baños cómodos, un restaurante y lugares para picnic. Los valores son:
Entrada general: $ 3.500
Safari Grandes Felinos: $ 5.000
Safari Herbívoros: $ 3.500
Safari Dinosaurios: $ 3.500
Kayacs: $ 1.000 
Tirolesa: $ 1.000 (Canopy)
El Garage: $ 1.000 (Exposición de autos)
Zona Arcade: $ 1.000  (juegos electrónicos)
Montaña Rusa Virtual: $ 2.000
Euro Bungy: $ 1 500 (cama elástica amarrado con cuerdas elásticas)
Tren: $ 1.000 el recorrido por el parque.
Muralla para escalar: $ 1.000
Recomiendo llegar temprano, solo se venden entradas en boletería, se puede comprar por groupon pero no son válidos para el mes de Julio, para las otras fechas lo bueno de este sistema es que te ahorras la fila de la entrada que puede ser larga. Otra de las ventajas de llegar temprano es que aseguras entradas para los safaris, ya que pueden agotarse.

Su dirección es Ruta H-30, kilómetro 5 camino a Doñihue S/N. Se va por la Ruta 5 Sur, hacia Rancagua, se pasa el peaje de Angosturas ($ 2.300). Si se va en Bus, tomar bus a Rancagua, ojalá uno que llegue cerca del terminal Rodoviario de esta ciudad, ya que desde acá se toma cualquier locomoción que tenga el recorrido a Lo Miranda, Doñihue. Si vas en tren debes bajarte en la estación Rancagua y esta queda a dos cuadras del terminal rodoviario.

Nosotros fuimos en febrero de este año, llegamos temprano, antes que abrieran y ya había  fila para entrar. Hay que tener pensado los safaris que se van a comprar para pagarlo todo junto al llegar a la ventanilla y asegurar cupo, también pueden comprarse adentro pero si es un día de mucho público, puede que se agoten. Partimos por el Safari Dinosaurios, nos subimos a un jeep para unas 10 personas y atravesando la zona de los herbívoros llegamos a la puerta del Safari Jurasico, una simpática imitación de la puerta de la película Jurassic Park y al abrirla se escucha la música de la misma película lo que para mis niños fue emocionante. Se recorren tres hectáreas, por un camino en el que van apareciendo distintas especies de dinosaurios animatronics entre los árboles, es muy entretenido. 
Después anduvimos en kayac, hay dos lagunas para esto,  ambas son de formas sinuosas, con colas de zorro y sauces en sus orillas, también con patos y gansos que caminan o nadan libremente lo que da un bello entorno al lugar. Ambas son de muy poca profundidad por lo que es una entretención segura para niños pequeños. Parte de una de estas lagunas está en el interior de la zona de los animales herbívoros, por lo que al pasar en kayac se pueden ver muy cerca algunos de estos animales pastando en sus orillas o incluso bebiendo sus aguas.




Nuestro recorrido continuó con el Safari de Herbívoros, nos subimos en un camión adaptado con dos corridas de asientos a lo largo que miran hacia el exterior y delante nuestro, en sus bordes unos comederos con pasto. Se abren las puertas y entramos  a un terreno extenso, verde y plano y en ella vemos jirafas, cebras, venados, burros, vacas y cabras que deambulan libremente en el lugar. Se estacionan los camiones y al ver nuestro cargamento de pasto se comienzan a cercar y sin bajarse de los camiones los empezamos a alimentar, incluso se dejan acariciar, con un poco de suerte incluso se puede alimentar a la jirafa.

Volvimos a los kayacs porque a los niños les encanto el poder navegar solos en las lagunas, y luego fuimos al Safari de los leones. Para cada safari tuvimos que esperar a lo menos una o dos vueltas para que nos tocara nuestro turno, cada recorrido es de unos 20 minutos, y en los días de más público esta espera puede ser mayor, por eso la recomendación es llegar temprano y hacer primero estos safaris.

Para el Safari de los Grandes Felinos nos subimos nuevamente a un camión con dos corridas de  asientos a lo largo, pero esta vez cubiertos de una reja de metal, los que vamos dentro de una jaula somos nosotros; entran tres camiones en cada turno. Los primeros leones no nos prestan mucha atención, luego pasamos a otra zona donde hay otros leones, el camión se detiene y el guía deja carne en la reja que esta sobre nuestras cabezas. A los minutos se sube un león y se pasea a menos de 30 cm sobre nosotros. Al comenzar este recorrido mi hijo tenía preparado el teléfono para grabarlo todo, al subirse el león al camión fue tanta la emoción que olvidó enfocarlo por lo que solo tenemos grabado el sonido de ese momento. Es una aventura increíble, tener a un animal tan hermoso tan cerca. También puede darse el caso de que no se suban al camión ya que ellos están sueltos en este terreno, eso depende de la suerte.

Otra entretención es la tirolesa, que es un canopy en el que se sube a una torre de 6 mt. de altura para tirarse afirmado por un arnés que cuelga de una cable de unos 50 mt. de longitud. Se suben niños de todas las edades y lo disfrutan mucho, los míos quisieron tirarse varias veces, incluso yo me animé, aunque me costó un poco, sólo miraba desde abajo, cuando me decidí me pudieron el arnés y subí la torre, una vez arriba y viendo todo desde esa altura, vino el arrepentimiento y me di unos minutos para pensarlo, por lo que dejaba pasar y cedía mi turno mientras seguía pensando, y así pasaba el rato y el encargado me miraba con cara de “señora sí o no? “ ….. y cuando había decidido que no me tiraría, pasó una niñita que creo no debe haber tenido más de 3 o 4 años ( si fuera mi hija yo no la hubiera dejado subir) y se tiró !!!. Con esto mi orgullo se sintió herido y me tiré. Fue entretenidísimo, el susto duró los primeros segundos pero después fue muy       entretenido y los niños estaban felices.


Mi hija también compró un ticket para muralla de escalar, pero era verano y el sol estaba muy fuerte por lo que los tacos para apoyarse estaban muy calientes, así que cambió el ticket por otra bajada en tirolesa. Lo último que hicieron fue una vuelta en el circuito de cuatrimotos. Fue un día muy entretenido y totalmente recomendable. También está la alternativa de alojar acá y para esto tienen unas cabañas en el interior del parque, los datos sobre esto se encuentran en su pag. web. (cabañas) .

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajar con niños a San Pedro de Atacama.

Viajar con niños al altiplano desde Arica.